Cuidados de la hiedra

 In Bienvenidos

La hiedra se trata de una planta silvestre y sin un control adecuado puede llegar a ser invasora. No requiere por lo tanto de demasiados cuidados para desarrollarse sana y hermosa.
Requiere un sustrato fértil, de tipo franco y si cuenta con una humedad constante desarrollará su sistema radicular de forma rápida y potente
Debes ubicarlas  a pleno sol ya que su temperatura ideal oscila entre los 18 y 28º.
La fertilización puede ser quincenal en verano y cada 20 días en invierno, aportando en el agua de riego un fertilizante del tipo 18-12-24 más microelementos. En verano, cuando los riegos son más frecuentes se puede aportar sobre un gramo de abono por litro y en invierno subir a gramo y medio por abonado.
Reproducción de la hiedra por acodo. Se trata de enterrar secciones de las ramas bajo el suelo, como si la rama fuese enterrándose y emergiendo del suelo varias veces. Conforme enraícen los tallos enterrados, podemos seccionarlos consiguiendo tallos con raíces y resto de rama con hojas. Estos los plantaremos inmediatamente tras su corte a una maceta individualmente.
Reproducción de la hiedra por esqueje. Sobre los meses cálidos del año, cortaremos trozos de ramas de unos 5 a 10 centímetros consiguiendo unidades de tallo con dos a tres hojas. Los clavaremos en un sustrato como el utilizado para la siembra y regaremos. Los protegeremos de las corrientes de aire y del sol directo. Iremos rociando estos esquejes con agua a las horas de más calor para que no se deshidraten y en estas condiciones enraizarán en tres o cuatro semanas.
 
 

Valora esta entrada
Recent Posts

Dejar un comentario

diecisiete − 4 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button